Hace tres o cuatro martes que, sin buscarlo, me encuentro por el centro de Barcelona con un colectivo de afectados por las “acciones preferentes” que se manifiestan gritando eslóganes contra la banca: “La banca roba, el Gobierno acata”, “No se una crisis, es una estafa” y otros gritos similares. Son unas 70 personas y hoy he coincidido con ellas cuando entraban en el barrio Gótico, procedentes de plaza Catalunya. Otros martes los he visto más arriba, en Passeig de Gràcia, bajando hacia el centro.