Con gritos de ‘¿Qué quiere esta tropa? Un nuevo Estado en Europa” y “¿Qué quiere esta gente? Catalunya independiente!”, simpatizantes de la Assemblea Nacional Catalana celebraban esta noche el encendido de velas colocadas en forma de bandera catalana independentista, en el centro de plaza Catalunya, el mismo lugar donde el martes está convocada una marcha por la independencia que se espera multitudinaria.

Por cierto, un norteamericano padre de familia miraba la escena con curiosidad y le ha preguntado de qué iba la cosa a uno de los organizadores, identificado con chaleco amarillo.

El chico le ha venido a explicar, en un buen inglés, que los catalanes “queremos ser independientes”.

– “And socialists?” le ha pedido el estadounidense.

El chico, que yo tenía cerca, le ha dicho que de eso nada, que socialistas no pero que “no queremos que España siga robando a los catalanes”.

– “¿Con impuestos?” ha preguntado el americano

– “Sí” le ha dicho el joven independentista catalán

Y como no podía ser de otra manera el norteamericano ha explicado que a ellos les pasa lo mismo “con Obama”, que no para de subir los impuestos porque es … “socialista”.

Cuando ha sabido que, además, el martes habría la marcha por la independencia, multitudinaria, el americano ha dicho que no la podría ver porque estaban en Barcelona un solo día, de crucero. Sus hijos, adolescentes y jóvenes, lo observaban todo desde la distancia, de aquella manero como los hijos suelen mirar a los padres cuando se ponen a hablar con un extraño por la calle: con algo de vergüenza ajena.

Por cierto, yo no sé si los que leéis este blog desde fuera de Catalunya os dáis cuenta de la que se está montando aquí, pero la movida de este 11 de septiembre sera grande, muy grande, y diría que los medios españoles no lo están reflejando, miran para otro lado…