Pocos lo dirían, porqué este puente del uno de mayo en Barcelona se está de fábula y los turistas pasean con alegría, pero los que observamos la ciudad de cerca sabemos que los responsables de seguridad y los colectivos libertarios viven una calma tensa -con un control policial extraordinario- los días previos al uno de mayo y sobretodo a la reunión del Banco Central Europeo. Escasamente hace un mes de los graves incidentes de la huelga general, un golpe de efecto de los grupos alternativos que causó la misma fuerte sensación que las protestas en el Parlament hace ahora ya meses. Como simple cronista y observador noto que la cosa está caliente. Ojalá los unos sepan expresar las protestas, inquietudes e incluso rabia pacíficamente y los otros encuentren la manera de intervenir lo mínimo posible. De momento este fin de semana los Mossos patrullaban de cerca y hacían numerosos controles de identificación, mientras los grupos que protestaran organizaban sus acciones.

No hi ha cap article relacionat.