En Barcelona el sábado no paró de llover, la primera lluvia abundante después del verano. Por suerte lo hizo   a buen ritmo y no como el sur de España donde incluso hubo muertos. Pues bien, me llamó la atención ver el detalle que en estos casos tienen al Apple Store de plaza Catalunya: ¡Los chicos de la entrada se dedicaron a cubrir con plástico cada paraguas que entraba en la tienda! Uno a uno iban “impermeabilizando” los paraguas y evitaban así que el establecimiento quedara todo encharcado! No sé si vosotros lo habíais visto hacer esto antes en algún sitio, yo no.