Durante el espacio para ruegos y preguntas que hubo en el acto de presentación del curso de Cristianisme i Justícia en la iglesia de los Jesuitas de Casp de Barcelona (1a crónica aquí), a Iñaki Gabilondo también se le preguntó su opinión sobre la concesión del Nobel de la Paz a la UE, y he aquí su respuesta: 
-”Lo que creo es que es un premio completamente extemporáneo, en el sentido literal del término, es decir: fuera de tiempo. La Unión Europea es, sí, el más extraordinario logro de la voluntad humana para tratar de dejar un escenario de sangre y guerras, y crear un espacio distinto. Sí se merece un reconocimiento, pero desde luego un Nobel no. Con la cantidad de años que ha habido para que se pudiera hacer un reconocimiento así (···) justo ahora que está cometiendo todos los pecados contra el hombre que se están viendo: está actuando como una máquina al servicio de este pensamiento financiero…
España ya es el campeón de la unión en desigualdad entre ricos y pobres. ¡Con lo que costó hacer ese avance tan grande… Y en cambio este dato… ¡no nos va a rebajar la nota de las agencias de rating! Ni una reprimenda de la Comisión Europea… Porque no esas instituciones en estos momentos no están jugando en nuestro equipo.
La Unión Europea se merece todo el reconocimiento de quien sea capaz de observar los panoramas históricos. Pero desde luego, en el tiempo que estamos viviendo la UE está jugando de espaldas a la sociedad, el ejecutor de una política económica ortodoxa que nos está conduce al desastre: a la pérdida de derechos y de elementos de justicia. Me parece un premio merecido pero completamente extemporáneo”.