L1340208.JPG

A nivell diguem-ne intel·lectual, a Espanya em queden pocs referents. Potser només un a qui m’agradi escoltar i en qui confiï: Iñaki Gabilondo. Per això, quan vaig saber que pronunciaria el discurs d’obertura del curs de Cristianisme i Justícia vaig decidir no perdre-me’l. I ha valgut molt la pena!

Gabilondo.JPG

L’església dels Jesuïtes de Casp era plena de gom a gom i ell ha comentat amb confiança i humor que en un ambient tan jesuític se sentia com a casa, li recordava els seus pares, originaris de Loyola com Sant Ignasi.

Com sempre, Cristianisme i Justícia ha atret un públic actiu, progressista, sovint gent gran però d’esperit molt jove, molts dels quals van ser testimonis directes del temps del Concili Vaticà II. I també gent jove i de mitjana edat, hereus d’aquella manera de veure l’Església i el món.


 Aniré penjant en posts independents els vídeos que he gravat. Per començar aquí teniu aquest, que en part transcric a sota. Us recomano que l’escolteu directament del vídeo, el text són només unes pinzellades.

Diu Iñaki Gabilondo: “Pero, ¿cómo no vamos a estar viviendo un momento de estupor si está moviendose todo lo que se puede mover? No hay un parámetro que repasemos que no esté ahora mismo en transición de un sitio al otro. Están conviviendo ahora las cosas muertas y las cosas vivas, el mundo que se va pero que todavía no se ha ido y el que viene pero todavía no ha llegado, como dice Simon Baumann. Es como si estuviéramos en una noria sobre un suelo en el que hay movimiento de tierras. E intentáramos encontrar una pista.

Elijan ustedes el plano que quieran, todo se mueve: la gran geoestrategia mundial, la Europa que hemos conocido,  están distribuyéndose las soberanías (estamos en Catalunya que está viviendo con profunda intensidad una de estas vísperas de los posibles cambios transcendentes). Como dice Ignacio Ramonet, no hay una crisis sino un haz de crisis: económica, social, de valores, cultural, comercial… Nada está como estaba, va de viaje hacia otra cosa y aún no ha cuajado esa otra cosa. Todo lo que Internet ha sacudido aún no se ha recolocado: la música, los libros, el cine, los medios de comunicación están todavía intentanto no hundirse en el mundo que han conocido y todavía no tienen el paso firme en el nuevo tiempo.

Además, este mundo va a una velocidad vertiginosa que todos notamos. Esa transformación que nos hace dudar a todos de lo que se tiene que enseñar está atravesado por el pensamiento político presentado en sociedad por Reagan, Thacher… nos ha convertido en consumidores, competidores y deudores. Y el ser humano es mucho más que eso…

Añadan todos los elementos en una coctelera y sírvanlo frío. Estamos descolocados. Este pensamiento nos ha convertido en serrín de nosotros mismos.

Y esta realidad se manifestó al desnudo en las posiciones posteriores a la caída de Lehmann Brothers. Cae el banco, se nacionaliza la banca en los Estados Unidos y… ¡no pasó nada!”

(continuarà)