Barcelona también ha sido escenario de una manifestación multitudinaria con motivo del primer aniversario del 15M. Miles de personas han hecho un recorrido para mi bastante inédito, subiendo por Balmes, llegando a la Diagonal y bajando, como eso sí es habitual, por el Paseo de Gracia. A medida que la marcha avanzaba se iba sumando más y más gente en el inicio y final de recorrido, en plaza Catalunya, donde hasta el 15M un grupo de gente se quedará a debatir por temas sobre cómo tirar adelante con la que está cayendo.

La manifestación ha sido en todo momento pacífica y diría que si una bandera capitalizaba visualmente la movida era la republicana. También había bastantes banderas independentistas, pero cogidas al cuello y sin palo, con lo que eran menos vistosas.

Pero lo que sobretodo caracterizaba la marcha era la multitud de eslóganes. El eje que los aglutinaba era la indignación por la corrupción, la malversación de dinero público ocurrida sobretodo en las épocas supuestamente doradas”, la ayuda pública a los bancos y la protesta por los recortes. 

Había muchos manifestantes del sector sanitario y del educativo. Estos últimos llevaban globos amarillos

En la calle Aragón los organizadores creo que han querido cambiar el recorrido e ir a buscar Muntaner, se ha producido un momento de discusión con la guardia urbana pero al final han seguido subiendo por Balmes que dicho sea de paso- era la mejor opción en ese momento.  

La presencia policial ha sido en general muy discreta. La organización contaba con un servicio de seguridad y seguimiento de la manifestación que se distinguía irónicamente con esta pulsera, en referencia al que llevaban los mossos de paisano en las últimas marchas. Sólo he visto una concentración importante de policia frente a los manifestantes protegiendo el edificio de la Diputación de Barcelona.

En resumen una manifestación pacífica, con mucha afluencia, larga aunque ligera y que muestra que el movimiento de los indignados tiene fuerza renovada y diría que por mucho tiempo.