He salido a dar una vuelta nocturna por la Gran Vía de Barcelona, ​​tarde, hacia las 11 de la noche, y en poco tiempo he encontrado 8 tiendas de alimentación regentadas por asiáticos abiertas. Hace años se justificaba que los catalanes no abrieran colmados o incluso los cerraran porque la gente no quería hacer el esfuerzo que representaba regentar uno. Pero no puedo entender que con todo lo que está pasando y el nivel de paro que tenemos la cosa siga igual. En sectores de perfiles similares como el taxi encuentras más gente local de conductor que antes. Que lo hace que ni siquiera ahora los catalanes prefieran trabajar en un colmado o abrir uno a estar en el paro? El de la foto, por ejemplo, es uno de los muchos que está abierto 24 horas, como indica su nombre. No tengo respuesta, sólo la pregunta, pero si tuviera tiempo haría un reportaje a fondo del tema. Me parece un tema sociológico apasionante …