Pues yo diría que era el protagonista de un anuncio o de alguna campaña solidaria que veremos próximamente a nuestro alrededor. La imagen era impactante, porque el chico estaba ahí estirado y rodeado por una línea blanca que marcaba su posición. Si sólo veías eso parecía raro, al principio incluso asustaba un poco: “¿Qué hace ahí?”. Pero unos metros más allà estaba la respuesta: le estaban haciendo fotos.